107. Un completo

mirame fijamente 105 con ciencia

Anuncios

One comment

  1. Sony Sato · enero 21, 2014

    Hace a penas 60 años vivíamos en un Occidente donde los campos de concentración y de exterminio era una práctica común entre superpotencias, y las sociedades aprendieron a mirar para otro lado o se dejaron convencer para dar la vida por el sueño de otro.
    Os dejo enlazado un microcuento sobre la capa de silencio que todavía cubre Auschwitz, donde ni los pájaros cantan.
    Si os apetece leer, pinchen mi nombre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s